Caning: entre el placer y el dolor

Un castigo placentero 

Dicen que, hecha la ley, hecha la trampa… una trampa que se paga con un castigo, el cual, si hablamos de fetiche y BDSM se convierte en placer… ¿Cómo? A través del dolor físico y los juegos de rol, que permiten ir más allá de los límites establecidos por la sociedad; lo que resulta en una experiencia sexual creativa, innovadora y placentera. 

En este sentido, existe un castigo que –por fortuna- casi se ha erradicado en sus orígenes y se ha extrapolado al terreno sexual, con muy buenos resultados… nos referimos a caning, o el acto de azotar con una fusta de toda la vida.  

¿Quieres saber más sobre caning? Hoy te contamos todo lo que necesitas conocer… coge tu fusta y… a  practicar! 

Caning: ¿En qué consiste exactamente? 

Se trata de una práctica BDSM, por lo que se enmarca dentro de los roles de dominación y sumisión, existiendo una relación de dolor, placer y dominación, en la que ambas partes, de manera consensuada, acuerdan adentrarse en estos roles con el objetivo de incrementar las sensaciones y mejorar la experiencia sexual. 

BDSM se basa principalmente en jugar con los roles, ataduras ligeras , latigazos y azotes que no sobrepasen ciertos límites. A pesar de la apariencia de las prácticas, la naturaleza del BDSM se basa en el respeto, el consenso y la seguridad entre las personas que lo practican. Si se respetan las normas, BDSM puede ser una manera muy excitante de disfrutar, conocerse, e incluso aumentar la confianza en pareja. El juego de poder basado en la dominación y sumisión… ¡Ofrece muchas posibilidades para estimular el placer y la creatividad! 

Así, caning consiste en azotar con una fusta las nalgas en forma de castigo como práctica BDSM.

Iniciarse en caning 

  • La comunicación y el respeto es esencial y la base de un intercambio de caning seguro 
  • Ten en cuenta los límites y necesidades de la persona dominada 
  • La seguridad psicológica y física es lo más importante, por ello, es necesario pactar una palabra de seguridad: la simple pronunciación es suficiente para parar el juego. 
  • Dominar también se trata de dar placer, y por ejemplo reprimir a la persona sumisa que muestre su excitación 
  • En cuanto a la fusta, es mejor empezar con una flexible, para evitar golpear más de lo necesario 
  • Puedes azotar calentando la zona poco a poco, lo que se conoce como warm caning, o directamente –y por lo tanto es más doloroso- se conoce como cold caning 
  • Podéis elegir juegos de rol para meteros mejor en el papel  

¿Conocías la práctica de caning? ¿Te atreverás a probarla? 

¿Quieres dar un poco de vida e imaginación a tus relaciones sexuales? Consulta con nuestro equipo, te recomendarán lo que necesitas -desde cosmética eróticaaceites de masajecremas especiales… porque el orgasmo no es un misterio, tan solo un camino que hay que practicar…! 

¡Explora el placer y tu cuerpo con LoversParadise! 

Entradas relacionadas