Erótica del poder: cómo disfrutarla

Un juego erótico pero… ¿peligroso para la pareja?

Pongámonos en situación. Estamos en la prehistoria en una de las primeras comunidades de seres humanos. Han llegado a su límite de supervivencia con una alimentación cruda que no consigue aportar todos los nutrientes necesarios. Pero un día, llega alguien con la facilidad e inteligencia para manejar los utensilios básicos y… prende la primera chispa, que provoca un fuego y permite cocinar los alimentos, con todas las consecuencias positivas que ello conlleva para el bienestar de la comunidad. 

Tras ello, esta persona X comienza a provocar una atracción sobre una persona Y, que, antes de ese instante no sentía. 

Así, se acaba de crear algo tan primitivo como actual en el ser humano: la erótica del poder.  

Un poder que puede tener diversas capas y formas, pero siempre esconde una causa subyacente: la supervivencia. 

Encontramos la erótica del poder con conceptos que se utilizan en diferentes ámbitos académicos, pero hoy nos centraremos en hablar de la erótica del poder en las dinámicas de pareja. 

Un juego que, genera una atracción incontrolable y que, bien controlado, puede mantener la chispa.  

¿Y sin control? Pasar ciertos límites desemboca en una relación tóxica que coarta las libertades de la otra persona, anulando su voluntad y autoestima. 

Como verás, se trata de una dinámica solo apta si se sabe llevar. Porque, como dicen: un gran poder conlleva una gran responsabilidad. 

© Diseño web imacreste

La erótica del poder: un estimulante primitivo 

La erótica, a grandes rasgos, se refiere a todo aquello que despierta un sentimiento de pasión o deseo sensual, y sexual. 

Un sentimiento cuya última consecuencia es la excitación sexual a través de imágenes preconcebidas de manera aprendida o inconsciente. 

En este sentido, es natural que la erótica del poder esté ligada a necesidades y expectativas tan primitivas como es la supervivencia del ser humano. 

Así, quien puede proporcionar los medios para asegurar la supervivencia…también tendrá una proyección en el ámbito erótico, generando deseo en las otras personas que perciben este aspecto.

 De la erótica, al poder, a la cama, y al día a día 

Comprendiendo el origen de la erótica del poder, podemos entender que esta dinámica exista en determinadas parejas. 

Tal y como comentábamos, puedes ser una buena chispa para mantener la llama del deseo: si vemos en la otra persona esa proyección de poder inconsciente, sentiremos que nos aporta algo, para crecer y llegar a otro nivel. 

Algo que puede crear un intercambio maravilloso: para poder seguir adelante y mejorar. 

Sin embargo, si se torna en una relación de dominación-sumisión donde una persona se posiciona en un escalón superior, se puede volver en un juego peligroso. 

Para evitarlo, lo mejor es mantener a las dos personas en el mismo nivel. Porque recordemos, que la erótica del poder no impide colocar a ambas partes en el mismo nivel, de expectativas, aprendizaje y satisfacción de los deseos. Donde se disfruta igual proporcionando que recibiendo, y ambas partes se sienten escuchadas y comprendidas. 

Porque, como siempre, ya sea en la cama o en la oficina: la comunicación es la base de todo. 

Una comunicación que, en una relación con tintes de erótica del poder,  es el sustento para mantener el respeto y lo que es más importante: la confianza.    

//////// 

Para añadir un extra de placer en tus relaciones, echa un vistazo a nuestro catálogo de juguetes sexuales, te sorprenderá. Desde productos para baño sensual, juguetes eróticos y lencería… Encontrarás todo lo que necesitas para ver las estrellas.   

Entradas relacionadas