adicción al sexo

Tengo una adicción al sexo | ¿Qué debo hacer?

Adicción al sexo: cuando el placer se convierte en una enfermedad 

La adicción al sexo no se trata de una simple apetencia voraz por el sexo, se trata de una disfunción en los sistemas de recompensa del cerebro –causada por rasgos psico-típicos, traumas, genética- y, por lo tanto, de una patología que conviene tratar por profesionales expertos en lo propio. 

¿En qué consiste exactamente la adicción al sexo? 

La definición clínica para la adicción al sexo es la siguiente: se trata de una conducta incontrolada sobre el comportamiento sexual que provoca dependencia y abstinencia. 

Cuando el sexo pasa de ser placentero y sereno a convertirse en una necesidad imperiosa, generando un comportamiento compulsivo que interfiere en la vida del paciente, podemos hablar de una adicción al sexo. 

También conocido comoTrastorno Compulsivo Sexual, esta adicción tiene otras acepciones como Hipersexualidad excesiva no controlada. Sea como sea, la adicción al sexo en todas sus denominaciones presenta los síntomas comunes que te mostramos a continuación. 

Síntomas de la adicción al sexo 

  • Atención constante sobre sexo. La persona que padece adicción al sexo puede tener sus pensamientos centrados en sexo a lo largo del día. Con una frecuencia de aproximadamente un 70% de sus pensamientos. 
  • Sensación de urgencia. Aunque la persona no tenga relaciones sexuales, tiene esa pulsión constante de tener relaciones sexuales con urgencia. 
  • Conductas sexuales típicas de la adicción al sexo. En el caso de los adictos al sexo, se estima que un 81% tiene relaciones sexuales diarias con diferentes personas, incluyendo mentiras para cubrir sus relaciones y prácticas sexuales de riesgo. 
  • Como toda adicción, se desarrolla una tolerancia por lo que la persona necesita tener relaciones con cada vez más frecuencia. 
  • Dependencia excesiva del sexo, lo que genera un síndrome de abstinencia –incluso con agitación psicomotriz- si no se tienen relaciones.   
  • La impulsividad inevitable por tener relaciones sexuales puede llevar a un deterioro tanto de las relaciones familiares, afectivas, sociales, descontrol económico o pérdida del empleo. 
  • Intento de control, con intentos constantes fallidos.
  • Negación del problema y autoengaño de la realidad. 
  • Incapacidad de control a pesar de la consciencia de las consecuencias negativas. 
  • Sentimiento de culpabilidad después de tener sexo.
  • Ponerse en riesgo o a otros para mantener relaciones sexuales.

Así, los síntomas de la adicción al sexo conllevan otros riesgos asociados como por ejemplo las Enfermedades de Transmisión Sexual. 

Tratamientos disponibles 

La adicción al sexo se trata de un problema grave que requiere una evaluación e intervención por parte de un profesional médico. La evaluación inicial, atendida por diferentes expertos como psiquiatras o psicólogos, servirá como referencia para realizar el tratamiento más adecuado, según el cuadro de base del paciente. 

Los métodos más utilizados son los siguientes: 

Clínicas de rehabilitación.

Con una inmersión de 30 días con aislamiento, el paciente pasa por una serie de programas de seguimiento psicológico, así como terapia de grupo. El aislamiento inicial sirve para ganar control sobre los impulsos. 

Programa de 12 pasos 

El programa se Adictos al sexo Anónimos es similar al de Alcohólicos anónimos, y cuenta con un programa de 12 pasos para recobrar una vida sexual sana. Tratar la adicción al sexo no significa dejar de tener relaciones, más bien cambiar la manera en la que se tienen, así como tratar otro problema más profundo que incita a la persona a padecer esta enfermedad. 

Terapia conductual cognitiva 

Se trata de una especialidad terapéutica en la que se reeducan los detonantes del impulso, para que el paciente sepa identificarlos y reconducir su impulso 

Medicación 

Según el caso del paciente, se pueden emplear antidepresivos para el tratamiento de la adicción al sexo. 

Cambio de hábitos de vida y autoconocimiento 

La terapia clínica puede estar acompañada por unos cambios en los hábitos de vida, así como la práctica de técnicas como la meditación, el tai-chi o las artes marciales.  

Son conocidos casos como el del actor Robert Downey Jr, adicto al sexo y a las drogas, encontró la paz gracias a la práctica del Kung Fu. 

¿Conocías la adicción al sexo? ¿Crees que se puede curar? 

Para añadir un extra de placer en tus relaciones, echa un vistazo a nuestro catálogo de juguetes sexuales, te sorprenderá. Desde productos para baño sensual, juguetes eróticos y lencería… Encontrarás todo lo que necesitas para ver las estrellas.  

¡Explora el placer con LoversParadise! 

Entradas relacionadas