guardar juguetes eroticos

¿Cómo y dónde guardar mis juguetes eróticos?

Experimentar con nuestro propio cuerpo con la ayuda de juguetes es la mejor forma de descubrir cuáles son aquellas sensaciones que más nos agradan. Sin embargo, cuando nos dejamos llevar por el placer podemos descuidar aspectos importantes como la higiene. Por eso, ¡hoy queremos hablarte de cómo limpiar y guardar los juguetes eróticos para evitar posibles infecciones! Con estos sencillos consejos podrás olvidarte de ellas y disfrutar sin límites.

Asegúrate de que están limpios y secos al guardarlos

El sexo, tanto si se practica en soledad como en compañía, nos produce una intensa descarga de hormonas. Durante este, segregamos oxitocina y liberamos cortisol, que nos ayudan a sentirnos bien y a liberar estrés, respectivamente. Pero una vez alcanzado el orgasmo, lo que se segrega es prolactina, que es la hormona responsable de que nos entre sueño y ganas de descansar.

Cuando esta nos invade, es normal no tener ganas de levantarse, y mucho menos para limpiar los juguetes sexuales que hayamos utilizado. Aunque no es necesario que sea inmediato, sí que es importante no olvidarse de hacerlo, ya que guardar los juguetes eróticos usados propicia que se acumulen bacterias y otros gérmenes. Y si la siguiente vez te dejas llevar por la excitación, es más que probable que no recuerdes que están sin lavar. ¡Luego vendrán los lamentos!

Además de que se reduce su vida útil, no limpiar correctamente los juguetes puede causarte infecciones por bacterias, hongos e incluso contraer una ETS. Para evitarlo, solo tienes que esterilizarlos y desinfectarlos.

¿Cómo limpiarlos?

Muy sencillo. Solo tendrás que lavarlos con agua tibia y un jabón que sea neutro, es decir, que su pH sea de 5,5 y que no incluya componentes químicos o perfumes que puedan dañarlos. También, es recomendable que te fijes en los materiales con los que se han fabricado los juguetes sexuales y apostar, siempre que exista la opción, por aquellos fabricados con silicona de grado médico. Se trata de un material hipoalergénico adecuado para cuidar tu salud íntima.

Además de estos jabones, también puedes apostar por otros productos diseñados específicamente para esta finalidad. Es el caso del toy cleaner, una espuma limpiadora muy fácil de utilizar y que se compone de ingredientes completamente naturales.

Con ella, podrás desinfectar y guardar los juguetes eróticos para que estén listos para su próximo uso. ¡Y es perfectamente compatible con aquellos que llevan pilas y que no puedes sumergir en el agua! Lo que debes asegurar siempre es que antes de guardarlos, se han secado completamente.

¿Bolsa o caja?

Ya que hablamos de guardar juguetes eróticos en algún lugar, ¿cuál es el mejor sito para hacerlo? ¿Un envoltorio de plástico o de papel? ¿Una caja? ¿Tu mesilla de noche? Existen diferentes opciones que puedes utilizar; lo importante es que cumplan unas condiciones óptimas de higiene. Esto quiere decir que tu cajón junto a la cama, donde seguramente habrá todo tipo de residuos, ¡no es el lugar adecuado!

Algunos fabricantes ofrecen bolsas para guardar los juguetes eróticos que comercializan. Pero en el caso de que no tengas una de ellas o no quieras comprarlas, puede servirte también una bolsa de satén o un neceser. Con estos, lograrás que su envase protector sea de lo más discreto, así que podrás llevártelos contigo a cualquier lugar.

También, puedes optar por cajas para guardar juguetes eróticos, ¡las hay específicas para esto! Pero no uses nunca las de cartón en las que viene el producto, ya que lo más probable es que no te permita garantizar la higiene requerida.

Mantén tus juguetes eróticos separados

El tercer aspecto a tener en cuenta se refiere a cómo guardarlos. ¡La clave es que estén juntos pero no revueltos! Es decir, que aunque puedas tenerlos todos en alguna caja o cajón específicos para ello, cada juguete debe tener su propia bolsa o caja individual. De esta manera evitarás que entren en contacto entre sí y que en el caso de haber bacterias u otros gérmenes, puedan extenderse a todos.

Evita también que este lugar donde guardar tus juguetes eróticos esté expuesto al sol, a la luz o a temperaturas elevadas. Lo ideal es un lugar fresco y seco y siempre con la caja o la bolsa que hemos mencionado.

Aunque quizás te parezca que no es para tanto, tener que lidiar con una cistitis o una infección de vagina mientras tienes que continuar con tus obligaciones diarias no es el mejor de los planes. Así que para evitar verte en esta desagradable situación, ¡limpia y protege a tus juguetes sexuales!

Y si necesitas limpiadores o inspiración para las próximas adquisiciones de tu colección, ¡te esperamos en Lovers Paradise!

Entradas relacionadas