para qué sirve el lubricante

¿Para qué sirve el lubricante y cómo usarlo correctamente?

Si alguna vez has tenido dificultades con la penetración durante tus relaciones sexuales, ¡ya puedes despedirte de este inconveniente para siempre! Porque con el uso del lubricante, podrás recuperar el placer en el sexo e incluso disfrutar aún más de él. ¡Te contamos para qué sirve el lubricante y cómo utilizarlo!

¿Qué es el lubricante sexual?

El lubricante sexual es una sustancia cuya finalidad es humedecer la piel de la zona íntima para facilitar la penetración. Es decir, que suple la lubricación natural del cuerpo para que haya un deslizamiento sin dolor.

En el caso de la vagina, la lubricación puede verse afectada por los propios ciclos hormonales o por la ingesta de determinados medicamentos, pero también por atravesar situaciones de estrés o por padecer alguna patología como la vaginitis o la vulvodinia. Si te sientes identificada con alguna de ellas, ¡es hora de dejar de preocuparse! Porque con los lubricantes tienes la oportunidad de devolverle a tu zona íntima la humedad necesaria para disfrutar de tus relaciones sexuales sin ninguna molestia. No obstante, ¡el uso de los lubricantes sexuales va mucho más allá!

Pero además de saber qué es el lubricante, debes tener en cuenta que los hay de diferentes tipos, tanto en lo que se refiere a la composición como a su textura y sabor. Algunos están fabricados con una base de silicona y tienen una textura oleosa muy parecida a la del aceite. Funcionan muy bien en el sexo acuático, pero debes prestar atención a la compatibilidad con algunos juguetes sexuales.

Otros son a base de agua, es decir, que este es su principal ingrediente, por lo que el parecido con los propios fluidos corporales es mayor. Su absorción es muy rápida y no hay riesgo de incompatibilidades, además, son muy fáciles de limpiar.

Y si además de facilitar la penetración, lo que buscas es un poco de diversión, ¡también hay lubricantes de sabores! De este modo, no solo volverás a disfrutar del mejor sexo, sino que le darás un toque divertido y agradable al paladar a tus relaciones.

¿Para qué sirve el lubricante?

La finalidad principal del lubricante es, como hemos dicho, imitar la humedad de las zonas íntimas para que la penetración sea más suave y placentera. Sin embargo, no solo puede utilizarse cuando existen dificultades para lubricar de manera natural, ya que el sexo vaginal es solo una de las múltiples opciones que hay en la cama.

Así, por ejemplo, el lubricante viene muy bien para practicar el sexo anal, pues este orificio carece de lubricación. Con aplicar una pequeña cantidad tanto en el glande y el resto del pene como en el ano, la penetración se vuelve mucho más sencilla y se evita que pueda causarse dolor o molestias durante esta.

También, son perfectos para iniciarse en el sexo oral o para darle un toque picante, ¡o dulce según el sabor que elijas! Si te cuesta realizar esta práctica, pero no quieres que tu pareja prescinda de ella, serán tus mejores aliados. Aunque también son válidos si simplemente quieres salir de la rutina y experimentar con algo nuevo.

Por último, pero no menos importante, ¡el lubricante puede usarse para la masturbación! Si te gusta disfrutar de tu cuerpo con juguetes sexuales, este te ayudará a que el roce sea más suave y puedas rozarlos cómodamente por todo tu cuerpo.

¿Cómo usar el lubricante correctamente?

Con la teoría aprendida, es hora de pasar a la práctica. Aquí, lo primero que debes tener en cuenta con las compatibilidades, como ya te mencionamos. Por ejemplo, los preservativos no pueden utilizarse con los lubricantes con base en aceite, porque podrían dañarlos y reducir su eficacia.

Una vez que hayas comprobado que son aptos para la finalidad que deseas, solo tienes que coger una pequeña cantidad y aplicarla con las yemas de los dedos en el pene o en el juguete sexual que vayas a utilizar, así como en los genitales. En el sexo oral, es suficiente con esto último, dado que disponemos de la saliva si queremos aumentar la humedad.

¿Y hay límites con respecto a dicha cantidad? ¡Por supuesto que no! Todo depende de lo largas que sean tus relaciones sexuales y de las actividades que pongas en práctica. Una vez que hayas finalizado, y si has incluido juguetes sexuales, no te olvides de limpiarlos y desinfectarlos antes de guardarlos. Aunque los lubricantes suelen ser fáciles de retirar, sobre todo los de agua, es conveniente aplicar productos específicos que eliminen todas las bacterias.

Y con esto, ¡ya conoces para qué sirve el lubricante y puedes empezar a disfrutar de su uso en tus relaciones sexuales! Visita nuestra galería en Lovers Paradise y hazte con los tuyos.

Entradas relacionadas